Rediseñando la vida laboral

Las empresas del siglo 21 que deseen tener larga vida deberán adaptarse a los nuevos cambios. Las personas de hoy no son las mismas y existe cada vez mayor conciencia respecto a poseer un balance entre la vida laboral y personal. Los Baby Boomers en menor medida ya que provienen de una generación en donde el paradigma marcado es el esfuerzo y el hacer las cosas de manera eficiente y ser productivos. La generación X posee cada vez más una visión y convicción de trabajar para vivir y no vivir para trabajar, la generación Y (Millenials) nacieron con sus intereses muy claros y siguen sus ideales, cambiándose de trabajo si se aburren, tomándose años sabáticos para viajar y trabajar de temporeros en Australia o New Zealand, en centros de SKI en USA, en definitiva buscan lo que les hace sentido. Entonces, en este escenario en donde las personas que son la fuerza laboral comienzan a cambiar y a velar por ellas, ¿Cómo retener el talento?

Phyllis Moen, mujer y mamá Socióloga, enviudó cuando sus hijos eran aun pequeños, desde entonces se ha dedicado a estudiar los desafíos de trabajar jornada completa mientras se cría a una familia. Fue una de las primeras en pedir al gobierno proporcionar una licencia de maternidad pagada y se ofrecieran beneficios a trabajadores de media jornada. Al no ver avances, investigó formas en que las empresas podrían abordar las necesidades del empleado moderno.

Ella es profesora de la Universidad de Minnesota y junto con Erin Kelly, profesora de Trabajo y organización en el MIT emprendieron un estudio en una compañía tecnológica, la cual prefirió permanecer anónima. Allí a los empleados se les dividió en dos grupos. El primero (de control) seguiría operando según las políticas habituales de la empresa. Los demás participarían en lo que ellos creían era una nueva iniciativa, pero que en realidad era parte del experimento de campo de Moen y Kelly. Al grupo de experimento se les indicó que podrían laborar en cualquier parte y momento que eligieran, siempre y cuando los proyectos se terminaran a tiempo y las metas se cumplieran. El nuevo énfasis estaría en los resultados, mas que en la cantidad de tiempo que pasaran en la oficina. A los gerentes se les entrenó para que fueran una ayuda en los problemas personales de sus colaboradores y se los incentivó para ser abiertos respecto de las prioridades de ellos fuera del trabajo.

La investigación arrojó que los colaboradores del grupo experimental cumplieron sus metas con tanta seguridad como los del grupo de control, pero se sentían mucho más contentos: estaban durmiendo mejor, eran más saludables y experimentaban menos estrés. Luego de tres años estos colaboradores expresaron menos deseos de dejar la organización que aquellos del grupo de control.

Con este estudio, Moen y Kelly trastocaron ciertas convenciones de la cultura de oficina. Durante años la imagen de profesionalismo ha estado ligada a presentarse en la oficina sin ningún problema en tu vida personal o de hogar, como que ciertas emociones estuvieran prohibidas o fueran mal vistas en el entorno laboral. Algo que se da cada vez más aunque aún insuficiente es que las empresas han visto que la flexibilidad es importante para reclutar y retener al personal. Un 63% de los empleadores ya permite que algunos colaboradores trabajen desde su casa de forma ocasional, un aumento si se compara con un 34% en 2005. Moen cree que el enfoque de flexibilidad que implica preguntar tipo: “jefe, puedo…”, hace que demasiadas personas se abstengan de usar el beneficio. Lo que ella busca es reacondicionar la cultura corporativa de manera que la flexibilidad sea un aspecto vital del trabajo y no un privilegio.

Moen y otros expertos concuerdan en que para cambiar la forma en que los empleadores piensan sobre flexibilidad es cambiar el lenguaje para explicar por qué la necesitan. Por mucho tiempo las áreas de recursos humanos han hablado de “equilibrio entre trabajo y familia” no obstante al pensar en ello se hace poniendo uno en un extremo y el otro al extremo contrario, es decir cuando uno está arriba el otro está abajo, siendo entonces el equilibrio una meta irreal. Cali Yost, experta en estrategias de flexibilidad señala: “El equilibrio es algo que usted quiere, pero que nunca puede tener”. Ella sostiene que parte de cambiar la cultura del lugar de trabajo para estimular la flexibilidad, es lograr que sea neutral en cuanto a género. La flexibilidad, dice, se debería ver como una forma de aumentar el rendimiento y la felicidad, tanto en hombres como mujeres, sean padres o no. En The Genius Choice creemos que adicionalmente esto genera mayor sentido de pertenencia y compromiso con esas organizaciones que son más flexibles, cuando realmente lo dicen y lo promueven porque creen y está integrado en su ADN, y no es solo un discurso por imagen.

¿Cómo se hace hoy para reforzar que la flexibilidad está abierta a todos y no solo reservada a unos pocos? En una medición hecha en EE.UU., un 96% de los empleados manifestó que cuenta con algún grado de flexibilidad, pero solo el 56% creía que su compañía apoyaba esa opción. En un estudio de Families and work institute, del año pasado, 40% señaló que en su ambiente laboral, las personas que pedían licencia u horarios de trabajo alternativos con el fin de hacer frente a necesidades personales o familiares, tenían menos posibilidades de progresar.

Harris Schwartz, encargada de flexibilidad en la compañía de contabilidad BDO, comparte que su compañía en 2008 poseía flexibilidad pero las personas no la utilizaban. En un estudio, la misma empresa encontró que los hombres y las personas solteras sin hijos se creían menos capaces de manejar su ajuste vida-trabajo, presumiblemente porque se sentían con menos derecho a tomar la licencia que se les ofrecía.

La firma inició una campaña de educación interna para idear cómo mejorar el rendimiento de la compañía, para ello se reunieron colaboradores y altos ejecutivos. Idearon colocar docenas de posters de colaboradores felices que trabajaban a distancia, postearon historias de arreglos flexibles en su sitio de intranet y estimulaban a que los gerentes abordaran la flexibilidad públicamente.

Yost cree que la mayoría de las empresas que practican la flexibilidad e iniciativas de licencias, nunca destinan los recursos necesarios para ayudar a sus colaboradores a utilizar esas políticas de forma eficaz.

Hace unos años William Craig, jefe ejecutivo de la compañía WebpageFX de Pensilvania trata de facilitarles a sus colaboradores el manejo del trabajo y su vida personal. Él pensó en el permiso parental cuando su primera ola de trabajadores millenials tuvo hijos. Se centró en cómo su negocio podría emplear la tecnología para facilitar las etapas de transición previas y posteriores a la licencia. La forma de trabajar respecto a un proyecto específico se trasladó de las cuentas de correo a una plataforma de datos compartida, de manera que los colaboradores que ya estaban de regreso podían ponerse al día de inmediato.

La flexibilidad ya estaba incorporada en la cultura de la compañía de manera explícita. “El personal puede irse a las 16:00 si entra a las 8:00 horas y no hace ninguna pausa durante el día”, establece una política. A cada colaborador se le otorga una hora de trabajo flexible a la semana y puede pedir más, de manera que si necesita una hora (además de la de colación), para hacer una diligencia, puede hacerlo libremente y recuperar el tiempo en otro momento.

“A los millenials les encanta la transparencia”, manifiesta Craig. Su enfoque de flexibilidad es sumamente reglamentado y contrasta con el de Moen. No obstante ambos tienen el mismo mensaje: “esta compañía reconoce que usted tiene una vida fuera de la oficina y quiere acomodarse a ella”.

Hoy en día aquella empresa que no integre la flexibilidad en su agenda estará lejos de lograr tener colaboradores felices y comprometidos y de retenerlos. Las empresas deberán aprender no sólo de estrategias de trabajo flexible sino también sobre habilidades adaptativas de las cuales hablaré en un siguiente artículo.

 

Por Juan José Gibson

Fuente: Artículo Susan Dominus – El Mercurio

 

 

¿Cómo lograr ser feliz en un entorno laboral tan acelerado y competitivo?

cómo ser feliz

Es una pregunta que se hace una gran cantidad de personas hoy en día. El mundo va a una velocidad vertiginosa. No es novedad encontrar a personas asistiendo a cuanta actividad física los pueda distraer de sus trabajos y calmar la intensa actividad cerebral que tienen, con su mente llena de pensamientos y preocupaciones que los circundan. No es novedad escuchar la frase típica de ascensor del primer día de la semana al saludarse y preguntar “¿Cómo estás?”, “aquí estoy, como día lunes”. No es novedad el aumento de uso de antidepresivos, de consultas psicológicas o psiquiátricas. El incremento de licencias médicas por estrés es abismante. Entonces…dado este escenario, ¿cómo poder ser felices?

Emma Seppälä, Directora científica del centro para la investigación de la compasión y altruismo de la Universidad de Standford (EE.UU.), en su libro más reciente “The happiness track”(La vía de la felicidad), estudia y comenta: “después de haber trabajado en diversos entornos de alto rendimiento, he notado que muchos persiguen el éxito a costa de sí mismos, posponiendo su felicidad con la idea de que cuando alcancen ese éxito, van a ser felices, pero en realidad es todo lo contrario. La evidencia científica demuestra que la felicidad es la receta para ser exitoso”.

La idea de que hay que trabajar largas jornadas hasta quedar exhausto, enfocado 24/7 en la oficina y viviendo al ritmo del stress para lograr las ambiciones laborales, es falsa y anticuada según Seppälä. “Está demostrado que si uno prioriza su felicidad va a ser más productivo, creativo, resiliente, enérgico y carismático. Hay que tomarse tiempo para disfrutar y estar tranquilo”, aconseja.

Manuel José Rengifo, académico de la Escuela de Psicología de la Universidad de Los Andes comenta: “uno ve a personas que en su pirámide de necesidades ponen los bloques en desorden”. “Se sacan la mugre por cinco años para se exitosos, pensando que eso después los llevará a ser felices. Lo toman como una inversión. Pero es una especie de espejismo, ya que al ir logrando metas, uno se da cuenta de que cada vez falta más, que no esta completo. Es un circulo vicioso donde se va mermando la calidad de vida”, enfatiza el psicólogo.

Ema Seppälä, por su parte asevera que esta demostrado que una persona equilibrada, tranquila y contenta con su vida, esta en mejores condiciones para desempeñar sus responsabilidades y obtener buenos resultados.

Ahora bien, si el logro de metas no es lo que nos lleva a tener bienestar o la tan ansiada felicidad. ¿Cómo es que se logra? Para la autora, tiene que ver con darse tiempos para uno mismo, pasarlo bien y disfrutar del presente. “Si te cuidas a ti mismo y a los demás, y te das el espacio para encontrar alegría en tu vida, tienes mayor bienestar”, agrega.

“Siempre estamos corriendo, pensando en lo que tenemos que hacer después y en la multitarea. Eso no es compatible con la tranquilidad y el confort de la mente, que es lo que más tiene que ver con la felicidad”, explica Carla Crempien, psicóloga e investigadora del instituto Milenio para la investigación de la depresión y personalidad (Midap). Darse una pausa día a día y reflexionar sobre el estilo de vida que uno tiene, es uno de sus consejos. “Hacerse preguntas como, ¿para qué estoy haciendo esto?, ¿qué es lo verdaderamente importante para mi?, es un simple ejercicio que ayuda a parar el piloto automático y definir prioridades”.

Por otro lado, enfocarse en alcanzar la felicidad de forma consciente, puede ser un arma de doble filo, según Rengifo, ya que muchas veces lleva a tener síntomas de ansiedad o estrés. Hay que conectar con ambiciones propias sin olvidar dejar espacio para otras áreas, como la vida social, la familia, el deporte, la salud, el ocio o algún hobbie.

Emma destaca que cuidarse y tratarse como a un buen amigo es clave para ser feliz y, por ende, exitoso. Resaltar las cualidades positivas que se tienen, celebrar los logros propios y no criticarse al fracasar, sino que aceptar los errores y aprender de ellos, son alguno de sus consejos.

¿Cuánto te estás queriendo hoy?, ¿que acciones haces?, ¿las haces?, ¿cómo y cuánto te cuidas?

Son preguntas que te pueden llevar a espacios poderosos de reflexión y a dar ese impulso que necesitas para salir de eso que te tiene atrapado y poder llegar a decir entonces: “Ví eso que me retenía, vi los costos que tenía para mi y decidí cambiarlo, lo hice, y logré mayor bienestar!”.

 

Por Juan José Gibson

Fuente: Artículo el Mercurio – Andrea Manuschevich

Aumenta la apuesta por Coaching Ejecutivo

Su objetivo es lograr el máximo desarrollo profesional y personal de quien es entrenado.

Cada vez es más frecuente que profesionales que desean ascender en su carrera laboral o emprendedores que desean aumentar su potencial o el de sus equipos, recurran a ayuda externa, contratando los servicios de un proceso Coaching ejecutivo, y asi poder lograr éxito en lo que se propongan.

Andrea Larach, psicóloga laboral y directora ejecutiva de Human Search, sostiene que no solo es de utilidad para profesionales y ejecutivos de áreas específicas, sino tambien para quienes son directivos, emprendedores, empresarios e incluso para los que tienen cargos autónomos.

“El objetivo principal del coaching ejecutivo es lograr el máximo desarrollo profesional y personal de quien es entrenado, de manera que pueda obtener una profunda transformación y cambio. La idea es que pueda gestionar, administrar o dirigir su compañía o el área de negocios bajo su responsabilidad de una manera más responsable, ética, solidaria y, por lo tanto, más rentable, productiva y competitiva, sostiene la experta. Para ello se requiere entrenar a una persona de forma vivencial y exploratoria, en dónde se ponga en práctica una serie de enseñanzas y técnicas que le permitirán potenciar ciertos aspectos de su vida profesional. Dependiendo de cada proceso se pueden enviar tareas semanales. Se consideran áreas como la relación del directivo con la empresa, la del ejecutivo con los empleados y la del gerente consigo mismo.

Beneficios: Entre los beneficios entregados por el coaching se encuentran: poder conocer fortalezas y debilidades, potencia talentos para lograr excelencia en el trabajo, puede alinear valores personales con los empresariales, pasión por el trabajo, desarrolle liderazgo e inspire al personal a su cargo para seguir su visión, entre otros beneficios.

 

Por Juan José Gibson

Fuente: Articulo tendencia – Pamela Carrasco – El Mercurio

¿Posee el mundo Bienestar hoy?

¿Por que si hoy en día tenemos más, no somos más felices?, ¿Qué nos lleva a ser felices?, ¿Qué nos proporciona Bienestar?, ¿Qué es felicidad?, ¿Qué es Bienestar?.

Son algunas interrogantes que a alguno de ustedes se habrá planteado alguna vez, son preguntas grandes y ambiciosas de responder, no obstante ello los invitamos a obervar los siguientes datos.

Según un estudio sobre bienestar de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE o OECD en Inglés) Chile posee el cuarto lugar entre los paises miembros que trabaja más de 50 horas a la semana (ver gráfica 2.21), habiendo casi duplicado este índice entre 2009 y 2013. Este es un índice relevante que nos muestra el balance vida personal-trabajo. Si a estas horas adicionamos tiempos de traslado, dormir y comer, quedan muy pocas horas para destinar a otras actividades importantes como familia, ocio, entre otras.

Grafica 2.21 OCDE

 

Según este estudio, se consideran los siguientes elementos como principales en cuanto a bienestar: salud, satisfacción, educación, seguridad, balance vida personal-trabajo, medio ambiente, vivienda, empleo, ingreso, comunidad, compromiso cívico. (Ver gráfica 1.6)

Grafica 1.6 OCDE

Siendo salud, satisfacción y educación las más consideradas. Les siguen la sensación de seguridad, balance vida personal-trabajo, medio ambiente y vivienda.

Los 4 últimos considerados y con puntajes más bajos como elementos que generan bienestar son: empleo, ingreso, comunidad y compromiso cívico.

Si nos volcamos a nuestras interrogantes iniciales podemos empezar a darnos cuenta de algunas cosas. Desde observar el estudio y nuestra mirada dado nuestro trabajo con personas podemos inferir que la relación entre poseer más y bienestar no es necesariamente proporcional. La salud, la satisfacción personal y el recibir una educacion de calidad son escenciales, también lo es estar inserto en una sociedad que nos entregue seguridad y en la cual podamos trabajar una cantidad de horas que nos permitan realizar otras actividades que nutran nuestra vida.

Desde nuestros aprendizajes y experiencia, sabemos que parte importante del bienestar de las personas se logra al integrar y desarrollar varios mundos en la vida cotidiana, como por ejemplo, incluir alguna actividad física dentro de nuestra rutina, poseer estabilidad financiera, gozar de buena salud, realizar alguna actividad de esparcimiento o Hobbie, poseer una vida familar sana, una vida amorosa plena, cultivar nuestras relaciones de amistad, poseer algun proyecto personal y cultivar nuestra vida espiritual (conexión con uno mismo). Estos son sólo algunos elementos que en la medida estén presentes, pueden llevar a las personas a alcanzar espacios de mayor bienestar. Hoy en día no nos hacemos concientes que la carencia de estos elementos suelen llevarnos a espacios de stress y a estar más en contacto con emociones como la rabia, la ira, violencia, impaciencia e impotencia. Es que las exigencias de la vida de hoy nos exigen demasiado ¿No? La velocidad y el competir con otros de la sociedad moderna al parecer nos llevan a un camino que lo único que hace es estresarnos y separarnos. Entonces les pregunto, ¿será que hay algo que cambiar?, ¿será que si seguimos así cambiará algo?. Hay una frase de Einstein que dice: “No podemos resolver los problemas con el mismo nivel de pensamiento que los crearon.” Entonces como sociedad hay algo que tenemos que revisar de nosotros mismos. ¿Y si comienzo por observarme yo primero?

¿Soy feliz?, ¿me siento pleno(a)?, ¿siento que me falta algo?, ¿qué es?

¿Qué estas necesitando tú hoy para lograr ese bienestar que anhelas?

Con estas potentes reflexiones los dejamos hasta nuestro próximo artículo.

 

Por Juan José Gibson

Fuente: Estudio Bienestar ¿Cómo va la Vida? 2015 – OCDE

La importancia de la Responsabilidad Familiar Corporativa

Las Empresas hoy en día han comenzado a darle cada vez más importancia a la conciliación entre vida laboral y personal de sus colaboradores, ya que trae mayores niveles de compromiso.
Para un gran número de personas, formar una familia es una de las etapas mas trascendentales en la vida, en donde se asumen muchas y diversas obligaciones personales y se hace muy relevante mantener un equilibrio con el ámbito laboral.
Un estudio del IESE Business School realizado a nivel mundial reveló que un 48% de los empleados del mundo percibía que su entorno laboral no facilitaba la conciliación trabajo-familia.
Marta Ayastuy, consultora de RH de Randstat, señala que ha raiz de estos datos ha surgido con fuerza el término Responsabilidad Familiar Corportiva o RFC. Es decir las empresas están considerando la importancia de esta relación. Dice:”Una organización que se preocupa por esto, obtiene niveles de satisfacción laboral y de compromiso emocional entre sus empleados un 146% más elevados que una empresa que no lo cuida.”
Algunos ejemplos en este ámbito son por ejemplo, flexibilidad en los horarios, racionalización de las horas, entradas y salidas no muy rígidas, semanas comprimidas o condiciones favorables en caso de imprevistos personales.

No sólo el manejo del tiempo es una posibilidad, también lo es el espacio donde se realiza el trabajo. Poder trabajar desde distintos lugares, o disponer de espacios habilitados para las familias, como guarderías. Algunas empresas poseen una opción denominada “HomeOffice” en donde el colaborador posee ciertos dias en el mes para realizar el trabajo desde otro lugar.

Importante es destacar que un 70% de los trabajadores cree que pedir alguna de estas alternativas, tendrá un efecto negativo en sus carreras.

Invitamos a los líderes de empresas tomen aún mayor conciencia que son personas las que los apoyan, dado ello poseen familia, tienen alegrias pero tambien tristezas y forman parte de un todo. El querer disociar el mundo emocional del ser humano nos separa de nuestra energia vital y de darle sentido a lo que hacemos. Esto produce lo que hoy en día estadísticamente aparece en todos lados, los índices de rotación de empleados son altísimos, la cantidad de licencias por enfermedades relacionadas al stress son cada vez mayores. El aumento explosivo en el uso de antidepresivos ha llegado a niveles sin precedentes.
Sólo por mencionar algunas cifras, un estudio de la revista médica de Chile, demuestra que el consumo de antidepresivos aumentó sobre un 470% en los últimos 12 años. De acuerdo a la OMS, se estima que para 2020 las enfermedades mentales serán la segunda causa de discapacidad laboral. Los recursos para estas enfermedades en Chile representan el 2,14% del presupuesto total de salud. Chile es uno de los países con mayor prevalencia de cuadros depresivos y ansiosos. 1 de cada 3 personas enfrenta o enfrentará una enfermedad mental en su vida.
En The Genius Choice nos preocupa este asunto y forma parte importante de nuestros aportes en las organizaciones con las que trabajamos. Creemos que cuándo esto sea un paradigma instalado en donde a todas las empresas les resulte evidente preocuparse de sus colaboradores, entonces ahí podremos ver a personas más comprometidas con sus labores, realizadas y felices de asistir un día lunes a su trabajo.

Por Juan José Gibson

Fuentes: Artículo Pamela Carrasco – El Mercurio (Tendencias RRHH) – OMS – OCDE – CNN Chile